Friday, Sep 22nd

Last update12:20:08

Font Size

Screen

Direction

Menu Style

Cpanel

Cuando Baden-Powell era simplemente Robert (Segunda Parte)

by Bobby

Cuando Robert se hubo "convertido" ya en Baden-Powell entendío que era interesante reflexionar sobre el transcurso de su propia experiencia juvenil. Lo haría como testimonio de un legado humano que tuviera algún valor de referencia para los demás pero también como un recurso para impulsarse una vez más y conocer que le pudiera quedar por mejorar.

Revisemos con detenimiento algunas de las vivencias que más le gustaba recordar de aquellos años: "aprender a improvisar, representar, cantar....y bailar, a cuya práctica achacó que sobreviviese a una incursión de espionaje entre los Matabeles (ver Escultismo para Muchachos). Años después en su residencia de Pax Hill realizaría conciertos en una sala de música que diseñada por él (como otras estancias de la casa, algunas de las cuales estaban también pintadas por él) y dónde un día a la semana organizaría bailes populares con sus vecinos que solía empezar él con alguna danza de su invención. Escribiría: “En realidad mi afición a las artes no era inútil en tanto que proporcionaba diversión a los demás, que muchas veces tenían gran necesidad de ello. El sentido de la dignidad se convierte en un obstáculo cuando impide que los demás puedan disfrutar de aquello que amas”.  Miradlo, es el personaje central disfrazado de sirviente oriental en esta obra.


Sus vecinos no se lo perderían y cómo le conocían estimulaban sus habilidades pidiéndole que realizase un croquis en piedra a la entrada de la localidad para reseñar los puntos de interés. Lo interesante es que como no quedara satisfecho del resultado de la obra se obligó a tomar clases de escultura en el Royal College of Art. Mirad su obra más relevante, el busto del capitán John Smith.

Resueltamente dispuesto a pelear por una nueva propuesta educativa que reflejara la curiosidad, la simpatía, el atrevimiento del mundo adolescente, que se apoyara en este tiempo diseñado para el cuestionamiento, la prueba personal, la incertidumbre de uno mismo, la energía desbordante, convencido de que son muchos los talentos poco reconocidos, poco canalizados para el desarrollo personal y su reflejo en un beneficio para los demás, firmemente defensor del desenfado, la alegría y la broma... Apenas hace unos meses hemos conocido esta anécdota: en 1933 los Hermanos Marx ruedan la maravillosa película Sopa de Ganso. Son tiempos enormemente difíciles en Estados Unidos (la Gran Recesión pegando duro) que tienen reflejo y continuidad en Europa. En una escena de la película Libertonia país del que es presidente Groucho está en guerra con Sylvania. Groucho aparece vestido de Scout poco después de perdonar a Chico su deserción: ha regresado desde el ejército de Sylvania porque la comida es mejor y tras conseguir que sus servicios sean pagados con unas vacaciones mientras ambos se agachan al entrar un misil por la ventana. La escena no cae del todo bien a los Boy Scouts de América (BSA) que mostraban un perfil excesivamente ortodoxo y se habían decantado por un cierto aire militarista.

La BSA presenta una queja formal ante la todopoderosa Paramount y amenazan con boicotear la asistencia del público juvenil a las proyecciones por entender que la película propicia un cierto aire pacifista ridiculizando los valores militares. Ahora sabemos que Baden-Powell, que había ido desarrollando unas creencias cadad vez más multicuralistas y pacifistas (un "humanismo globalitario") intercede para evitar el boicot de la BSA reconociéndose admirador de los Hermanos Marx, de su humor irreverente y surrealista y de su capacidad artística (literaria, cómica, musical...)

Su impronta artística y creativa le acompañaría siempre: es fácil y entrañable imaginarlo sentado en su escritorio de Nyeri, Kenia, algo fatigado de tanta obra,tanto viaje y reconocimiento, entregado a un íntimo ejercicio de niñez, dibujando como el pequeño Stephe en su casa de Hyden Park con las acuarelas descuidadamente desordenadas, en silencioso diálogo consigo mismo, soñando con otras muchas vidas dónde jugar, reír, maravillarse de lo pequeño en la inmensidad de lo grande, tomando impulso para volver a saltar como muestra el último dibujo conocido hasta la fecha que realizara el viejo Robert.



Con el tiempo todo lo vería como "Lecciones de la Universidad de la Vida" (se negaba a considerar que tuviera una "autobiografía" que escribir sino que su historia no era sino el mero hecho de vivir amando la existencia:“Qué buena es la vida del hombre, el sólo vivirla” de Browning era una de sus frases de referencia).

Nada en este artículo equipara a leer sus obras, especialmente la reseñada "Lecciones" que aquí os dejamos. Nada tampoco me gustaría más que os estimulárais a leerla con esos ojos adolescentes dispuestos a dejarse arrastrar por la curiosidad "del que viene a llevarse la vida por delante". (Gil de Biedma).


Kike/Zorro
Scouter
Grupo Scout 217 Matterhorn




¡55 años y a por más!desde 1961
Seguimos Acampando,
Seguimos Avanzando...

Modificado el Miércoles 24 de Febrero de 2016 19:26
Bobby

Bobby

Seguir en Twitter

Agregar en Facebook

email: bobbyscout@hotmail.com

Website: www.gruposcout217.net
Ingresa a tu cuenta para dejar comentarios
-->


soyscout2.gif

bichosraros.gif

ser_scout2.png

youtube-matterhorn.jpg

PROYECTO MOSOQ

peru.jpg